Invitaciones de boda


Las invitaciones de boda son uno de los detalles de importancia sobre los que se debe prestar atención mientras se organiza la celebración. Hay que tener en cuenta que estas invitaciones van a ser vuestra tarjeta de presentación, serán la primera impresión que se tendrá del evento.

La mejor solución para solventar la papeleta es acudir a una imprenta donde se podrá consultar un amplio muestrario de tarjetas de bodas posibles, o incluso diseñar una propia invitación.

Algunas normas de etiqueta o protocolo para las invitaciones de boda:

– ¿Quiénes invitan a la boda? El protocolo tradicional indica que han de ser los padres de los novios quienes realicen la invitación de boda. En este sentido una tarjeta de invitación está encabezada por los nombres de los padres de la novia situados a la izquierda, seguidos de los nombres de los padres del novio a la derecha. Justo debajo se debe indicar que «tienen el placer de invitar al enlace de sus hijos», seguido del nombre de los novios. Estos deben figurar en la misma línea. Seguidamente se debe indicar «que tendrá lugar», con la posibilidad de añadir la fórmula «en la estricta intimidad». A continación se debe indicar la fecha, la hora y el lugar de la ceremonia.

En la parte inferior derecha se debe añadir la hora y la dirección de la recepción, y a la izquierda la dirección de los padres de la novia, o en su defecto la dirección en la que deben hacerse entrega los regalos.

En el desafortunado caso de que alguno de los padres de los contrayentes haya fallecido, su nombre puede ir acompañado de una cruz. O simplemente situar los nombres de los progenitores vivos en un bloque situado en el centro.

El protocolo indica que esta invitación de bodas solo deben realizarla los padres de los novios, independientemente de que se hayan divorciado y vuelto a casar. Si por el motivo que sea uno de los novios ha crecido con una tercera persona, esta puede figurar en la lista de aquellos que realizan la invitación en la tarjeta de boda.

En ocasiones por diversos motivos, o simplemente por parecer una forma más personal de llevarlo a cabo, los novios pueden invitar personalmente a la boda.

Tratándose de segundas nupcias, si ambos contrayentes ya han pasado por el altar con anterioridad, pueden realizar la invitación ellos mismos.

– En la parte inferior de la tarjeta, en el centro, se pueden colocar las siglas RSVP, del francés: respondez s´il vous plais. Se indica así que se espera confirmación de la asistencia en caso de tratarse de fiestas de gala. También es factible usar las siglas SRC: se ruega contestar.

– El protocolo indica que toda invitación debe contar con un horario de inicio, y un horario de finalización. No está bien considerado llegar antes de la hora indicada, o marcharse más tarde. Solo los asistentes más allegados pueden saltarse esta norma.

– Si el lugar de la ceremonia no es muy conocido se debe indicar además su localización.

– Resulta un signo de educación agradecer el regalo recibido. Cómo hacerlo varía bastante según la zona; puede ser por teléfono, en persona, enviando una tarjeta de agradecimiento tras la ceremonia, etc. La tarjeta de agradecimiento suele ser más pequeña que las invitaciones de boda aunque conserve su mismo formato. En ella se agradece la peresencia en el evento, así como los obsequios. Aunque puede enviarse por correo, suele entregarse en mano durante la recepción junto a un pequeño obsequio.

– Es conveniente encargar las invitaciones de boda como mínimo tres meses antes de la ceremonia, y enviarlas no más tarde del més previo a ésta.

– Existe tambíen la figura de la participación. Una participación de boda es una tarjeta mediante la que se anuncia el evento a una persona, pero no se le está invitando a él. Es importante que la participación de boda cuente con una dirección o teléfono, habitualmente la residencia de la novia, para poder recibir las felicitaciones. Se participa a personas con las que existen vínculos de aprecio, pero no la suficiente amistad o relación.

Diseño de la invitación:

En el diseño de la tarjeta influirán muchos factores, entre ellos podemos destacar: el estilo de la boda, el gusto de los contrayentes, el lugar donde tendrá lugar, la fecha de la misma, y evidentemente el presupuesto.

La clásica modelo de tarjeta blanca, sencilla o doble, está siendo sustituida cada vez más por diseños más o menos imaginativos. En cualquier caso a día de hoy alrededor del setenta por ciento de las parejas continúan decantándose por diseños de corte clásico. E incluso no es infrecuente encargar dos tipos de invitaciones; una tarjeta clásica para la familia, otra más informal para los amigos.

Si se busca un diseño clásico conviene usar papeles con tonos claros. Blanco o marfil. Con texturas como Kimberly o Crane. Los tipos para el texto de la invitación de boda deben ser clásicos, y los grabados, si los hay, sobrios.

Diseños más innovadores necesitarán colores más intensos como por ejemplo azules, o verdes. Papeles diversos pudiéndose llegar incluso hasta el cartón, modernos tipos de letra para el texto de la tarjeta de invitación, e incluso sellos en metal para el sobre.

La actual tendencia ecológica marca también un nuevo diseño para las invitaciones de boda: Papeles reciclados, tonos pastel, cierres con flores secas, etc., son algunas de las posibilidades.

En cualquier caso, las tarjetas de las invitaciones deberían armonizar con la decoración y el ambiente que se pretenda dar al evento.

Os recomendamos esta web personal: Invitaciones de Boda donde podeis encontrar más pistas que os ayuden en la confección, diseño y elección de frases para las invitaciones. También podréis encontrar información en la siguiente dirección: Redactar invitaciones de boda

One Response to Invitaciones de boda

  1. Tarjetas de Visita dice:

    Siempre va haber un motivo para regalar una tarjeta.

Deja un comentario

Codigo seguridad * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.